Cómo es la ley europea de datos que Facebook quiere evitar

La GDPR, la normativa de protección de datos personales que comenzará a regir el 25 de mayo en la Unión Europea, modifica de forma radical la manera en que las empresas y organismos recolectan, almacenan y usan la información de las personas que viven en el viejo continente.


 La norma, conocida bajo las siglas en inglés del Reglamento General de Protección de Datos, se aplicará sobre todas las empresas -independientemente de su origen- que procesen datos de personas que vivan en países de la Unión Europea.

Este reglamento considera como "dato personal" a toda información relacionada a una persona que pueda ser usada para identificarla, como su nombre, foto, correo electrónico, dirección IP, detalles bancarios, notas, posteos, información médica, biométrica u orientación sexual, entre otra.

Se trata de la ley que Facebook -según aseguraron hoy medios ingleses- intentará que no rija para más del 70 por ciento de sus usuarios (1.500 millones de personas) mediante un cambio de su sede legal internacional, que pasará de Irlanda a los Estados Unidos.

Es que cualquier información personal que sea procesada en ese país quedará bajo la órbita de la GDPR.

 Esta ley "es bastante más estricta que el viejo contexto legal y atiende a muchas cosas que están hoy presentes y que, hace 20 años, eran experimentales o inimaginables", señaló a Télam Enrique Chaparro, secretario de la Fundación Vía Libre.

Según señaló, su entrada en vigor tendrá consecuencias en la Argentina, ya que a mediados de 2017 el Consejo Europeo aceptó la adhesión del país al Convenio para la Protección de Individuos con respecto al procesamiento automático de datos personales.

"Ese reconocimiento suponía que nuestra ley de datos estaba en conformidad con la de ellos. Ahora, con el RGPD, si queremos seguir intercambiando información, vamos a tener que actualizar la ley en algún momento próximo", comentó el especialista.

La norma reconoce dos derechos que ya se encuentran dentro de las normativas europeas: al "olvido" -o la eliminación de datos propios en la web- y el derecho a la portabilidad de información.

Los ciudadanos pueden solicitar que su nombre, una foto, una dirección de correo electrónico, datos bancarios, publicaciones en sitios web o redes sociales, información médica o una dirección IP sean eliminados cuando ya no sean necesarios, cuando se haya retirado el consentimiento o cuando estos se hayan recogido de forma ilícita.

 "Sea como fuere y más allá de casos puntuales, el RGPD pone al sujeto por encima de los intereses de los controladores de datos", comentó Chaparro.

Esto implica que los europeos deberán ser informados cuando sus datos queden expuestos, por ejemplo, en un hackeo.

También, si deciden cerrar su cuenta en una red social, podrán pedir que toda su información se les entregue en un formato que pueda ser leído por otras plataformas.

 
La entrada en vigencia supone un desafío para muchas de las principales empresas de Internet. Buena parte de ellas tiene su negocio basado en la publicidad y emplean datos de las personas para dirigir los anuncios en función de los intereses personales, como Facebook, Google o Amazon.

Una vez que empiece a regir la nueva ley, afrontarán multas de hasta el 4 por ciento de su facturación cuando no cumplan con las reglas.

Hoy Viernes

Despejado
Max: 28°C / Min: 14°C
Vientos de 13 km/h
Sábado

30°C / 19°C
Domingo

22°C / 9°C